Centro Holistico Afinando el Alma

Asociacion Española de Medicinas Ancestrales Internacionales Nº Reg. 619016 Alicante España

Centro Holistico Afinando el Alma

Asociacion Española de Medicinas Ancestrales Internacionales Nº Reg. 619016 Alicante España

NUESTRO PROYECTO DE COMUNIDAD 

Una Subcultura que cambiara el Mundo

Desde la temporada de guerras hasta la actualidad, una gran variedad de grupos o congregaciones también conocidas como «subculturas» se han esparcido por toda la tierra, causando impacto en la sociedad de manera significativa, sobretodo, en el mercado juvenil.

NOSOTROS EMPEZAREMOS LA NUESTRA

TE ANIMAS?

«Debe existir sobre la Tierra un lugar inalienable, un lugar que no pertenezca a ninguna nación, un sitio en donde todos los seres de buena voluntad, sinceros en sus aspiraciones, puedan vivir libremente como ciudadanos del mundo.»

Así fue como Mirra Alfassa definió Auroville, una ciudad muy peculiar ubicada en el municipio de Puducherry, en la India.

Acostumbrados como estamos a las sociedades occidentales y a la larga historia de expansión y colonización, el objetivo de Auroville suena, aunque no debería, a una utopía.

Sin embargo, lo más curioso de todo es que esta ciudad fundada en 1968 sigue en funcionamiento y, aparentemente, perpetuando el objetivo principal de su fundadora (aunque no está excenta de dificultades).

Este Proyecto espera inpaciente la inspiracion de la gente consciente que participa en nuestros Retiros y Ceremonias, tambien de la gente que vibra al oir hablar de una Comunidad fuera de este sistema financiero y economico que mas que hacernos evolucionar, nos hace involucionar.

Este Proyecto te esta esperando a ti, nacera en nuestras mentes, de mentes limpias, conscientes, con ganas de crear y de evolucionar como seres humanos extraordinarios.

¿Por que tomar  Medicinas Ancestrales?

Hemos sido testigos de que las plantas enteógenas han entrado muy fuerte a nuestra era moderna/occidental, así vemos de manera más común que en redes sociales se promueven ceremonias, retiros, ¡hasta ventas de distintos vegetales/brebajes que nos llevarían a “otros estados” de conciencia.

¿por qué tomar medicinas ancestrales?

Hablaremos no solo de la Ayahuasca, tambíen del Bufo Alvarius, Yopo, Kambô, Xanga, Sassafras y San Pedro

Puedes estar muy interesado en tomar Ayahuasca o San Pedro porque conoces a alguien que realizo un cambio muy importante y visible y queremos disfrutar de ese bienestar y felicidad, pero; cada persona es como un recipiente y este recipiente puede estar lleno de materia y emociones totalmente distintas, las medicnias ancestrales son el comienzo de la auto-observacion.

Es importante visitarnos antes de tener claro la Medicnia Ancestral con la que quieres trabajar para conocer tus emociones y problemas y decidir entre todos la medicina que te abrira las puertas a tu conocimiento interno.

Disponemos de un cuerpo humano como  una maquina maravillosamente compleja y Las Medicinas Ancetrales nos ofrece el acceso a conocernos mejor

Ser consciente es conocer más de ti, cuanto más te conoces más te enamoras de la preciosa y perfecta maquina que manejas.

Si hace mil años hubiera visto alguien un telefono movil y ver como se comunican con otra persona a 10000km de distancia, hubieran pensado todos que era Dios.

Conocernos a niveles extraordinarios nos hace felices, sanos, fuertes, completos, nos hace no tener ningún miedo y vivir una vida llena de VIDA.

Por esto, una pregunta vital e interesante de hacerse es

¿Por qué tomar Medicinas Ancestrales y quien suele hacerlo?

¿Cuál es la finalidad, propósito, argumento para entrar a una ceremonia ancestral?

Con los años, creo fielmente, que dicha pregunta es la puerta de entrada para acercarse a las plantas.

Según nuestra pequeña experiencia con las personas en España podemos concluir que los motivos pasan por:

-Buscar respuestas para resolver problemas en la vida

-Crecimiento espiritual

-Tratar penas, apegos excesivos.

-Vivir una experiencia que mejore la calidad humana.

- Dar fuerza en la vida.

- Tratar miedos, traumas psicológicos específicos.

-Mejorar la seguridad personal y la autoestima.

-Apertura, autoconocimiento y autoexploración.

- Aumentar voluntad.

- Ordenar la vida.

En Definitiva CONOCERNOS

Lo anterior podría ser una gran lista de “propósitos”, pero dentro de este margen me surgen las siguientes preguntas:

¿la persona llega a cumplir su objetivo debido a los componentes bioquímicos de la ayahuasca (harmalina, telepantina, dmt, etc…).

¿Será que la ayahuasca tiene un potencial “espiritual” el cual, hasta el momento, es desconocido y poco objetivo en los estudios de ésta era moderna?

Por otro lado me pregunto, ¿cuánto influye en nuestra vida cotidian haber tomado algun tipo de medicina ancestral?

¿Qué tan importante es la historia de vida, la motivación y la “fe” que tenga la persona para iniciar un proceso de sanación mediante esta medicina?

Pienso que nos falta mucho para poder argumentar todo el universo que se despliega tras una ceremonia de Medicinas Ancestrales y por lo mismo, siento que al parecer ¡es de vital importancia que exista una preparación!

Las personas que sienten que algo no funciona bien, que no estan completas, son personas que ya estan en un estado de Conciencia sobre ellos mismos y esto puede llegar a ser de vital importancia para tener una vida plena.

 

También es muy importante que se desarrolle en un lugar apropiado, un lugar especifico para el uso de todas estas poderosas medicinas.

 

No lo veamos como un juego, como una moda. Tratémoslo con respeto.

Tomemos cualquier Medicnia Ancestral con el maximo respeto y con una conciencia de transformacion y enseñanza en cada una de las ceremonias que asistamos.

Siento que antes de realizar alguna cosa en nuestras vidas, lo que sea, debemos hacerlo tomándolo lo suficientemente serio para que nos mejore, con altura de miras, con responsabilidad, madurez y conscientes por nuestras decisiones.

¡Cuidémonos y no hagamos de algo tan transformador una charlatanería ni un juego ni por aburrimiento! No nos dejemos intimidar por los fuegos artificiales, que muchas veces leemos en un portal de internet.

No busquemos luces especiales, ni menos “salir de la realidad”. Recuerda que lo que estamos haciendo es escuchar nuestro interior y viajar por nuestros mundos psíquicos, emocionales y espirituales…

Buscamos el increible e infinito  conocimiento interior, tienes que centrarte en esto para poder aprobechar la Medicina y crear ese cambio de conciencia.

Te pregunto nuevamente, ¿por qué quieres tomar medicina ancestral.........?

 

Despues de la Toma de Medicinias Ancestrales.

Despues de Tomar Medicinias Ancestrales empiezas a tener mas conciencia sobre ti mismo, empiezas a conocerte e implicarte mas en las decisiones que empiezas a tomar y las decisiones que tomaste antes de Tomar las Medicnias Ancestrales

Ahora eres consciente de que, tienes que empezar a reparar lo que esta mal, porque eres CONSCIENTE de que necesitas cambiar todas esas cosas para SER lo que buscas, FELIZ.

Decisiones dificiles pero necesarias, dependiendo del grado de conciencia (conocimiento interno) que tengas sobre ti mismo, te costara mas o menos tomar esas decisiones.

Si tu grado de conciencia es muy alto despues de la Ceremonia, te resultara muy facil producir esos cambios, si por el comtrario tu grado de conciencia no es muy elevado pero si  lo suficinete para sentir que necesitas el cambio, necesitas mas conciencia (conocimiento interior).

Necesitas Conocerte siempre, necesitas empezar a comer bien, necesitas descansar y escuchar tu cuerpo, necesitas meditar y callarte para poder oir lo que se esta cocinando en tu interior.

Enfermamos porque no nos conocemo, y si seguimos ignorando a nuestro  SER, llegara el dia que ningun medicamento tape la chapuza que estas haciendo con el y se exprese reveldemente.

Vale la pena estar alegre, no vale la pena estar enfermo, si dejas esto muy claro para tu propia biologia, para tu propia quimica y para todos los que te rodean, veras que las personas empiezan a cambiar y a no enfermar.

 

 

Medicnias Ancestrales

Resumen de todas las Medicnias Ancetrales en España

Las cuatro nobles verdades del budismo.

Las cuatro nobles verdades del budismo expresan el sendero que marca la transición para alcanzar el Nirvana. Entender estas cuatro nobles verdades puede dar paso a una etapa de iluminación que acabe con el sufrimiento y permita vivir un estado total de liberación.

 

¿Cuáles son las nobles verdades del budismo?

AYAHUASCA

Viaje a Perú Febrero - 2020

Viaje a Perú del 05 al 16 de Febrero

 

Las cuatro nobles verdades del budismo expresan el sendero que marca la transición para alcanzar el Nirvana.

Entender estas cuatro nobles verdades puede dar paso a una etapa de iluminación que acabe con el sufrimiento y permita vivir un estado total de liberación.

Transitar correctamente las cuatro nobles verdades del budismo permite alcanzar la paz integral del ser. No obstante, el conocimiento adquirido de las cuatro nobles verdades es, por definición, liberador en sí mismo.

El modernismo budista considera estas verdades como las enseñanzas centrales de la doctrina. A su vez, podemos decir que configuran una visión liberadora y que forman parte de la historia de Buda, quien personalmente transitó las cuatro instancias para lograr la iluminación.

Precisamente, adquirieron relevancia en la tradición Theravada del budismo, la cual es considerada como la escuela más antigua que posee la doctrina espiritual. Profundicemos.

 

 

Las cuatro nobles verdades del budismo se pueden resumir de la siguiente manera:

Dukkah

Es la primera verdad que establece la doctrina, la cual hace alusión a que toda existencia en sí misma es insatisfactoria.

A nadie se le escapa que toda persona convive con un grado de sufrimiento. Es como si fuera necesario para que el corazón latiese, pues hasta la persona con menos problemas lo conoce.

Nunca la felicidad es completa, ya que el sufrimiento suele estar presente o amenazante.

Si bien la concepción de una nueva vida puede ser un momento de absoluto regocijo, no se debe dejar de lado que de alguna manera el comienzo de una vida también es el principio de su final. Desde el momento en que un nuevo ser nace está «condenado» a perecer.

Dukkah se referiría a la verdad del sufrimiento: la manera imperfecta de ver el mundo que nos rodea, ya que incluso el amor en su máximo esplendor puede significar sufrimiento.

Incluso, vivir junto a los seres amados puede significar aflicción por el miedo que genera la insustancialidad del ser.

“Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sufrimiento. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento.

breve, los cinco agregados de la adherencia son sufrimiento”.

-Buda-

BUFO ALVARIUS

Samudaya

La segunda verdad considera que todo sufrimiento proviene del apego, la ignorancia y el deseo.

Todo lo que se desea generará, en última instancia, infelicidad o insatisfacción.

El ser desea y se apega a bienes materiales y a las personas que ama; sin embargo, debido a la finitud humana, tarde o temprano generará dolor.

Según este postulado, las pasiones humanas y las acciones realizadas por propia voluntad son el origen de todo sufrimiento.

Justamente, un estímulo muy poderoso para actuar serían las pasiones. Para el budismo, todo padecer estaría ligado a ignorar que las acciones llevan al sufrimiento, además de cerrar los ojos ante la impermanencia e interdependencia de las cosas.

No obstante, entender de dónde proviene el dolor no sólo tiene el poder de reducir la insatisfacción o el displacer, sino que además permitiría abandonar el sufrimiento.

«Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el origen del sufrimiento es el deseo y los cinco venenos (Apego, Odio, Ignorancia, Ego, Celos), son los que producen nuevos renacimientos»

. -Buda-

Nirodha

En este postulado o verdad noble se establece que, si bien el sufrimiento es inherente a la existencia humana, el mismo puede ser superado.

De este modo, se conseguiría vencer el dolor eliminando por completo el deseo y el apego inherente a toda existencia.

En esta instancia, lo ideal es realizar un trabajo de introspección para encontrar el origen de todo el sufrimiento. Además, es importante suprimir por completo los cinco venenos de los que habla Buda: apego, odio, ignorancia, ego y celos.

De esta manera, sumando acciones virtuosas, se crea karma bueno. «Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre la supresión del sufrimiento.

Esta cesación es posible eliminando nuestro deseo, librándose del deseo-apego, abandonarlo para siempre, no dándole acogida en nosotros».

-Buddha-

 

Calendario Ceremonias y Retiros

Ceremonias y Retiros 2019

Asociacion Española de Medicinas Ancestrales Internacionales Rg 3338/2019

Ahora puedes hacerte Soci@ de forma totalmente gratuita

LA TRANSFORMACIÓN DE LAS IMPRESIONES

 “No solo de pan vive el hombre, sino también de diversos factores psicológicos que, debidamente comprendidos, pueden transformar radicalmente nuestras vidas”. Un hombre es lo que es su vida.

Por ley de recurrencia todos los acontecimientos se repiten, más las consecuencias buenas y malas. Ahora bien, lo importante es conseguir la transformación de la vida, y esto es posible si uno se lo propone, «Transformación» significa que una cosa cambia en otra cosa diferente. Todo está sometido a cambios.

Existen transformaciones muy conocidas de la materia; el azúcar se transforma en alcohol y el alcohol (a su vez) se convierte en vinagre por la acción de los fermentos. En la química de los átomos y elementos, el radio, por ejemplo, se transforma lentamente en plomo. Los Alquimistas de la edad media hablaban de la «Transmutación del plomo (de la personalidad) en el oro (del espíritu)».

En nuestro cuerpo físico o planetario se realizan múltiples transformaciones en forma mecánica, como el procesamiento del aire o de los alimentos, todo de acuerdo a la ley de las octavas y la ley del siete. Sabemos que en la Gnosis, se considera al hombre como una fábrica de tres pisos que absorbe, normalmente, tres alimentos. El alimento común, normalmente le corresponde al piso inferior de la fábrica (a la cuestión esta del estomago).

El aire, naturalmente, está en el segundo piso, pues se haya relacionado con los pulmones y las impresiones, indubitablemente están íntimamente asociadas al cerebro, o tercer piso. Los alimentos y el aire o prana se procesan en el organismo de forma mecánica; cada insecto, cada criatura asimila determinadas fuerzas cósmicas y luego las transforma y retransmite (inconscientemente) a las capas de la tierra, conduciendo toda la FUERZA UNIVERSAL hacia el interior mismo del mundo planetario en que vivimos, para su propia economía.

El centro instintivo se encarga de esos procesos de transformación. La digestión, es transformación. Si un alimento por ejemplo, pasara por el estómago y no se transforma, el organismo no podría asimilar sus principios (sus vitaminas, sus proteínas); eso sería, sencillamente, una indigestión.

Sin embargo, con la transformación de las impresiones no ocurre lo mismo, para el propósito de la naturaleza, propiamente dicha, no hay necesidad alguna de que el animal intelectual equivocadamente llamado hombre, realice ese trabajo.

Este tema es totalmente revolucionario, pues todo el mundo cree que lo físico es lo real, está sugestionado por el mundo físico; pero lo que realmente estamos recibiendo a cada instante, a cada momento, son Impresiones. Un árbol, una persona, las cosas materiales, nos llegan en forma de impresiones a la mente por medio de los cinco sentidos, no percibimos, como dice Emmanuel Kant, “La cosa en sí”. Sin los cinco sentidos no podríamos percibir el mundo, no existiría para nosotros.

El mundo exterior, propiamente no existe; lo que existe es lo interno. Las impresiones son interiores, y las reacciones (con tales impresiones) son de tipo completamente interior. ¿Quién podría decir que está viendo a un árbol en sí mismo? No, estará viendo la IMAGEN DEL ÁRBOL, pero no al árbol. La COSA EN SI, nadie la ve; se ve la imagen de la cosa, es decir, surgen en nosotros las impresiones sobre un árbol, sobre una cosa. Todos los acontecimientos de la vida llegan a la mente en forma de impresiones, todos los eventos llegan al cerebro en forma de impresiones.

La alegría, la tristeza, la desesperación, los problemas, las preocupaciones… llegan a la mente en forma de impresiones, Cualquier circunstancia, cualquier acontecimiento, por insignificante que sea, siempre llega a la mente en forma de impresiones. Desafortunadamente no contamos con un órgano que sea capaz de “digerir” las impresiones, por eso, generalmente se convierten en agregados psicológicos. Así que, no solamente tenemos los yoes que poseemos, que traemos de existencias anteriores, sino que estamos creando todos los días nuevos yoes, y eso es lamentable.

Cualquier persona puede por sí misma, transformar las impresiones, siempre y cuando conozca posea el conocimiento de fondo, esotérico, y comprenda el por qué de esa necesidad (resultaría magnífico transformar las impresiones). ¿Puede la vida darnos todo lo que se anhela? La vida es prácticamente una sucesión de impresiones, lo que percibimos de ella son impresiones.

Así, querer transformar la vida quiere decir transformar las impresiones. Como la vida está formada de impresiones, nuestra posibilidad de cambio radica en su transformación. El primer paso consiste en el PRIMER CHOQUE CONSCIENTE, que significa salir de la mecanicidad, consiste en transformar las reacciones mecánicas, para que las impresiones sean atrapadas por la conciencia. El primer choque consiente es el “recuerdo de sí”.

Esto no ocurre jamás en forma inconsciente, se necesita de un esfuerzo auto consiente. EL PRIMER CHOQUE CONSCIENTE radica, precisamente, en la transformación de las impresiones que llegan a la mente. Si uno consigue transformar las impresiones que llegan a la mente, en el momento mismo de su entrada, siempre se puede trabajar en el resultado de las mismas.

Claro está que, al transformarlas, evitamos que produzcan sus efectos mecánicos, que siempre suelen ser desastrosos en el interior de nuestra psiquis. Es claro que un aspirante gnóstico que comience a comprender esta clase de trabajo, obviamente (por tal motivo), comienza también a dejar de ser un hombre mecánico que sirve, exclusivamente, a los intereses de la naturaleza; una criatura absolutamente dormida, que sencillamente no es más que una “empleada” de la naturaleza, para los fines económicos de la misma, los cuales no sirven, en modo alguno, a los intereses de nuestra propia Auto-Realización Intima. Hablando de química oculta, las impresiones están formadas de Hidrógeno.

Existen doce hidrógenos básicos que se relacionan con las doce categorías de todo lo creado, las doce sales zodiacales y las doce esferas de vibración cósmica. Los doce hidrógenos básicos son el principio de todos los demás hidrógenos, cuyas densidades van desde el 6 hasta el 12,238. El Hidrógeno 384 se encuentra en el agua, el 192 en el aire y el 96 en el magnetismo animal.

El hidrógeno SI-12 se obtiene a través de la transformación de la comida. Al pasar por nuestra boca entra vibrando con la nota DO, durante el proceso de digestión se va sutilizando y refinando pasando por las notas RE, MI, FA, SOL, LA y SI. Esa es la primera octava musical, que se corresponde con la fabricación en nuestro organismo del Hidrógeno Si-12.

Las impresiones que llegan a nosotros corresponden al Hidrógeno 48, que es el hidrógeno que alimenta al cuerpo físico. Sin embargo toda impresión que corresponde al H-48 puede transformarse en H-24, que es el alimento del cuerpo astral o de los sueños, y éste a su vez puede ser transformado en H12, que corresponde al cuerpo mental o de los pensamientos, y luego este, puede ser transformado en H-6, que corresponde al alimento del cuerpo causal o de la voluntad. 

 

La transformación del H-48 en H-24, H12 e H-6 sólo es posible mediante un agente secreto, la conciencia superlativa del Ser. Comúnmente las impresiones llegan a la mente y ésta reacciona.

Ante un insulto, la mente reacciona con ganas de venganza; ante el ofrecimiento de una copa de vino, reacciona con ansias de beber; ante una impresión del sexo opuesto, reacciona con lujuria.

El hecho de reaccionar quiere decir que se ha olvidado del Ser y se vive en el mundo del yo. Al olvidarse del Ser, las reacciones van creando dentro de la psiquis nuevos elementos indeseables que aprisionan a la conciencia.

Las reacciones mecánicas de la mente han llenado el mundo de sufrimiento, no hay amor entre los hermanos, se han olvidado de su propio Ser, viven en el mundo del ego, en el mundo de la reacción.

Los hospitales, los cementerios o panteones y las cárceles están llenos de equivocados sinceros que reaccionaron en forma absurda frente a los eventos exteriores. La vida nos exige (continuamente) reaccionar.

Todas esas reacciones forman nuestra vida personal. Pero si no vemos que la vida exterior nos llega como meras impresiones que nos obligan incesantemente a reaccionar (en una forma, más o menos estereotipada), no veremos donde empieza el punto que realmente posibilite el cambio, y donde es posible trabajar. Las reacciones, que forman nuestra vida personal, son casi todas de tipo negativo.

Entonces también nuestra vida será negativa, no será más que una serie sucesiva de reacciones negativas, que se dan como respuesta incesante a las impresiones que llegan a la mente.

Luego nuestra tarea consiste en transformar las impresiones de la vida, de modo que no provoquen ese tipo de reacciones negativas a que estamos tan acostumbrados. Las impresiones no digeridas o no transformadas se convierten en yoes.

Comúnmente las impresiones llegan a la mente y así permanecen, completamente sin transformar, dando origen, naturalmente, a nuevos agregados psíquicos como envidia, codicia, lujuria… Es necesario disolver los yoes, pero también es necesario dejar de crear nuevos yoes.

Alguien podría darse el lujo de disolver todos los yoes, pero si se olvida de sí mismo, vuelve a crear nuevos yoes. La liberación del ser humano se fundamenta en la transformación, y la transformación tiene como base el sacrificio; un huevo, por ejemplo, contiene posibilidades latentes de una nueva vida, susceptibles de desarrollo, pero es necesario el sacrificio para que se originen.

El calor, proveniente de una chimenea, es producto de una combustión, la digestión, que provee de nutrientes nuestro cuerpo es resultado de la transformación.

En este momento, al escuchar esta plática, debemos estar transformando las impresiones, porque de lo contrario, a pesar de estar recibiendo la enseñanza, estaríamos perdiendo el tiempo. ¿Qué estamos haciendo para digerir esta impresión? ¿Ya estamos en proceso de digestión? Debemos en este momento recordar a nuestro propio Ser, para que sea él quien reciba la enseñanza de este congreso, debemos escuchar con el anhelo de llegar al ser.

Si digerimos las impresiones, se comprenderá mejor la enseñanza, si no se procede así, sólo se estaría perdiendo el tiempo y la cátedra resultaría completamente inútil. Así que debemos empezar con HECHOS, porque aquél que escucha la palabra y no la hace, es semejante al hombre que se mira en el espejo y luego da la espalda y se retira. No basta escuchar la palabra; hay que digerirla.

Al interponer al Ser entre la impresión constituida por un Hidrógeno pesado, el H-48, este se transforma en H-24 y al seguir transformando e interponiendo la conciencia, se va sutilizando en H-12 y en H-6. Pero si las impresiones no se transforman, se crean hidrógenos más pesados que son nuevos agregados psicológicos. Transformar las impresiones es interponer la conciencia entre las impresiones y la mente. Es muy fácil, para ello se requiere no olvidarse de sí mismo.

Al recibir impresiones desagradables, debemos concentrarnos en nuestro Ser, para que sea la conciencia superlativa del Ser, quien reciba las impresiones y las “digiera” correctamente. De este modo se evitan las horripilantes reacciones que se tiene la costumbre de tener ante los impactos provenientes del mundo exterior.

El resultado es maravilloso: se transforman en fuerzas y poderes de orden superior, se alimenta la conciencia con hidrógenos superiores. La recordación de sí mismos es una herramienta muy interesante.

Al recordarse de sí mismo se originan fuerzas diferentes a las de los semejantes, fuerzas que lo convierten en un sujeto completamente distinto a los demás. Quienes están en estado de alerta son distintos, sus potencias de vida son distintas.

Si se colocara en un lugar inhóspito a dos sujetos: uno que vive una vida mecanicista y que jamás se recuerda de sí mismo y otro que viva consiente de momento en momento, que no se olvida de su Ser, se tiene la certeza de que el primero, sucumbiría inevitablemente, mientras que el segundo saldría exitoso de la situación.

Cuando se aprende a vivir en estado de Alerta Percepción, de alerta novedad, cuando se recuerda a sí mismo de instante en instante, cuando deja de olvidarse de sí mismo, incuestionablemente se va tornando consiente.

Si no se olvida de su propio Ser, transforma las palabras del insultador, el Hidrógeno 48 se transforma en H-24 que sirve para fortificar el cuerpo astral, y en H-12, para alimentar el mental y en H-6 para alimentar el cuerpo causal. Transforma las palabras del insultador en una fuerza diferente.

El trabajo, por ejemplo, sobre las emociones negativas, sobre los estados de ánimo enojosos, sobre la cuestión esta de la IDENTIFICACIÓN, sobre la auto-consideración, sobre los YOES SUCESIVOS, sobre la auto-justificación, sobre la disculpa y sobre los estados inconscientes en que nos encontramos, se relaciona (en todo) con la transformación de las impresiones y lo que resulta de ello. “Supongamos que nos peleamos con otra persona, porque no nos quiere devolver un dinero que nos hace falta (incuestionablemente se trata de una impresión no digerida).

Si en el momento en que fuimos a cobrar el dinero no nos lo quiso pagar el deudor y sentimos una gran contrariedad y el deseo de pelear con ese caballero, entonces debemos ser lo suficientemente comprensivos para (al llegar a casa) meditar, y así, estando en paz, por medio del análisis reflexivo, hacer la digestión de esa impresión.

No hay duda de que la ley de la recurrencia ha actuado ahí, se dio el mismo caso: le prestamos (a ese mismo señor) determinada cantidad de dinero y no nos lo regresó. Y en la antepasada se dio el mismo caso y en la trans antepasada lo mismo, y siempre ha sucedido lo mismo, y debido a eso fabricamos un “Yo” de odio contra ese caballero. Ahora habrá necesidad de digerir completamente esa impresión (que viene del remoto pasado y que se ha convertido en un yo), digerirla a través de la reflexión, comprendiendo que ese dinero es vano, ilusorio, y que a la hora de la muerte no nos llevamos ni un centavo para la eternidad.

Cuando ya nos hemos hecho consientes de eso, entonces suplicamos a Devi Kundalini Shakty que desintegre ese ego (que no es más que el resultado de una serie de impresiones “no digeridas”) y es claro que la Madre Divina lo volverá polvo y quedaremos libres de la impresión.

Así que las impresiones pasadas y presentes deben ser transformadas en fuerzas cósmicas y esto es posible no olvidándonos de nosotros mismos, de nuestro propio Ser. Cuando no se olvida de sí mismo, cuando vive en estado de alerta novedad, entonces transforma esas impresiones en algo distinto. Cambiar la vida de uno, no es cambiar las circunstancias meramente externas, es cambiar realmente las propias reacciones.

Hay impresiones que no son muy agradables. Por ejemplo, las palabras de un insultador. Podríamos transformar esas palabras del insultador. Pero si las palabras son como son, ¿entonces que podríamos hacer? ¿Transformar las impresiones que tales palabras nos producen? Sí, eso es posible, y la enseñanza gnóstica nos enseña a cristalizar la SEGUNDA FUERZA (es decir, al Cristo en nosotros), mediante un postulado que dice: «HAY QUE RECIBIR CON AGRADO LAS MANIFESTACIONES DESAGRADABLES DE NUESTROS SEMEJANTES.»

He ahí, pues, el modo de transformar las impresiones que producen, en nosotros, las palabras de un insultador: «RECIBIR CON AGRADO LAS MANIFESTACIONES DESAGRADABLES DE NUESTROS SEMEJANTES». Este postulado nos llevara, naturalmente, a la cristalización de la SEGUNDA FUERZA (es decir, al Cristo en nosotros), hará que el CRISTO venga a tomar forma en nosotros. Es un postulado sublime, esotérico en un ciento por ciento...

 

Ahora bien, si del mundo físico no conocemos sino las impresiones, entonces (propiamente) el mundo físico no es tan externo como creen las gentes. Con justa razón dijo Don Emmanuel Kant: «lo exterior es lo interior».

Así, pues, si lo interior es lo que cuenta, pues debemos transformar lo interior (las impresiones son interiores). Todos los objetos, las cosas, todo lo que vemos, existen en nuestro interior en forma de impresiones. Si, por ejemplo, nosotros no transformamos las impresiones, nada cambia en nosotros. La lujuria, la codicia, el odio, el orgullo, etc., existen en forma de impresiones (dentro de nuestra psiquis) y vibran incesantemente. El resultado mecánico de tales impresiones, han sido todos esos elementos inhumanos que llevamos dentro, y que normalmente los hemos llamado Yoes. Los yoes, que en su conjunto constituyen el mí mismo, el sí mismo. En nosotros existe ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza y gula. Ira, ¿Por qué? porque muchas impresiones llegaron a nosotros, a nuestro interior, y nunca las transformamos.

. Indubitablemente, muchas cosas despertaron en nosotros la codicia: el dinero, las joyas, las cosas materiales de todo tipo, etc. Esos objetos llegaron a nosotros en forma de impresiones. Cometimos el error de no haber transformado esas impresiones, por ejemplo en otra cosa diferente: en una admiración por la belleza, o en altruismo, o en alegría por el dueño de tales o cuales cosas, en fin... tales impresiones no transformadas, naturalmente se convirtieron en yoes de codicia que ahora cargamos en nuestro interior. Lujuria, distintas formas de lujuria llagaron a nosotros en forma de impresiones, y surgieron (en el interior de nuestra mente) imágenes, dijéramos, de tipo erótico, cuya reacción fue la lujuria.

Como quiera que nosotros no transformamos entonces esas ondas lujuriosas, esas vibraciones lujuriosas, ese SENTIR LUJURIOSO, ese EROTISMO MALSANO, no bien entendido (porque bien entendido, erotismo es sano), naturalmente que el resultado no se hizo esperar: fue completamente mecánico, nacieron nuevos Yoes dentro de nuestra psiquis (de tipo, claro está, morboso).

ODIO, si uno es capaz de transformar las palabras de un insultador; las impresiones que le produzcan a uno tales palabras, esas quedan entonces como un cheque sin fondo. Ciertamente, las palabras de un insultador no tienen más valor que el que les da el insultado.

Cuando uno comprende esto, transforma entonces las impresiones de tales palabras, por ejemplo en algo distinto: En amor, en compasión por el insultador, y eso (naturalmente) significa TRANS-FOR-MA-CION... ORGULLO, tiene por basamento la ignorancia. ¿De qué puede sentirse orgullosa, por ejemplo, una persona? ¿De su posición social, de su dinero, de qué? Pero si esa persona, por ejemplo, piensa que su posición social es una cuestión meramente mental, es una serie de impresiones que han llegado a su mente (Impresiones sobre su estado social, o su dinero).

piensa que tal estado no es más que una cuestión mental, o cuando analiza, pues, la cuestión del dinero y se da cuenta que eso sólo existe (en la mente) en forma de impresiones.

Si analiza esto a fondo, si comprende (realmente) que el dinero y la posición social no son más que impresiones internas de la mente, por el sólo hecho de comprender que sólo son impresiones de la mente, hay transformación de las mismas; entonces el orgullo por sí mismo cae, se desploma, y nace en una forma muy natural, en nosotros, la humildad.

Allí todo, en nuestra mente, no son sino impresiones de un mundo que llamamos «exterior», pero que realmente no es tan exterior como se piensa. VANIDAD ¿Cómo transformar las impresiones que un adulador podría provocar en nosotros? Obviamente, las alabanzas, las adulaciones, no son más que impresiones que llegan a la mente, y ésta reacciona en forma de vanidad, pero si se transforman tales impresiones, la vanidad se hace imposible. ¿Cómo se transformarían, las palabras de un adulador? ¿Esas impresiones de alabanza, en qué forma? ¡Mediante la comprensión! cuando uno realmente comprende que no es más que una infinitesimal criatura en un rincón del universo, de hecho transforma, tales impresiones de alabanza, o de lisonja, en algo distinto.

Convierte tales impresiones, en lo que son: polvo, polvareda cósmica, porque comprende su propia posición. Ya sabemos que nuestro planeta tierra es un grano de arena en el espacio.

Pensemos en la Galaxia en que vivimos, compuestas por miles y millones de mundos... ¿Qué es la tierra? Es una mísera partícula de polvo en ese infinito. ¿Y qué nosotros? Organismos (dijéramos) así, micro-organismos, dentro de esa partícula... ¿Entonces qué? ¿Qué conseguiríamos nosotros con estas reflexiones? CAMBIAR y esto, obviamente, produciría una transformación de las impresiones que se relacionan con la lisonja, la adulación, la alabanza, y no reaccionaríamos (como resultado) en forma de orgullo.

Cuando alguien consigue transformar la totalidad de sus impresiones, será un verdadero “Bienaventurado”, porque el Ser quedará en él y él en el Ser. Cuando la mente se torna receptiva, va sintiendo cada vez más al Ser, a través de su centro emocional superior. Por eso está escrito: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”… Hay que limpiar el corazón para que haya entendimiento emocional, mucho más elevado que el entendimiento cerebral.

Al principio solamente existe entendimiento emocional en forma incipiente, a medida que se van transformando las impresiones, el entendimiento emocional se irá haciendo cada vez más puro, más apto.

Así las impresiones son necesarias, porque son alimento, pero es necesario transformarlas, digerirlas. Es maravilloso que la conciencia reciba las impresiones que vienen del mundo exterior, porque la conciencia puede transformarlas en algo diferente: en elementos creadores, en elementos superlativos del Ser, en fuerzas diamantinas que sirven para el desarrollo de los chacras, en múltiples fuerzas que sirven para el desarrollo de ciertos poderes que existen en nuestra constitución interna.

No olvidarse de sí mismo es la clave que nos permite manejar inteligentemente la conciencia. Las impresiones pueden transformarse en algo distinto, en poderes, en luz, en fuego, en armonía, en belleza.

El trabajo sobre sí mismos puede compararse con la disección, en el sentido de que es una transformación. El primer choque consciente es formar un instrumento de cambio en el lugar de entrada de las impresiones. Si mediante la comprensión del trabajo se puede aceptar la vida como trabajo (esotérico), entonces estará en un estado constante de recuerdo de sí mismos.

Esta estado de conciencia de sí mismo, nos llevará al terreno viviente de la transformación de las impresiones, y así normalmente (o supra-normalmente, mejor dijéramos), al de una vida distinta.

Es decir, que ya la vida no obrara mas sobre cada uno, como lo hacía antes; comenzaran ustedes a pensar y a comprender de una manera nueva, y este es el comienzo, naturalmente, de su propia transformación.

Porque mientras ustedes sigan pensando de la misma manera, tomando la vida de la misma manera, es claro que no habrá ningún cambio en ustedes. Transformar las impresiones de la vida, es transformarse uno mismo, y solo una manera de pensar enteramente nueva, puede efectuarlo.

Todo este trabajo, pues, se dirige hacia una forma radical de transformación. Si uno no se transforma, nada logra. En la misma transmutación sexual, hay transformación de las impresiones. Transformando las impresiones animales, bestiales, en elementos de la devoción, entonces surge la transformación sexual: la TRANSMUTACIÓN. Exposición y Redacción: Instructor: Ismael Moreno Luna ICQ. San Luis Potosí, S. L. P.