Centro Holistico Afinando el Alma

Asociacion Española de Medicinas Ancestrales Internacionales Nº Reg. 619016 Alicante España/Tulum Mexico

Centro Holistico Afinando el Alma

Asociacion Española de Medicinas Ancestrales Internacionales Nº Reg. 619016 Alicante España/Tulum Mexico

BUFO ALVARIUS 

EL SAPO DEL AMA-NACER

Información básica

Los efectos psicoactivos de las secreciones de distintas variedades de sapos son conocidos desde hace siglos.

El Bufo alvarius es un anfibio semi acuático que vive en el desierto de Sonora, en México.

Sus glándulas cutáneas contienen más de una decena de compuestos triptamínicos, entre ellos la bufotenina y la 5-MeO-DMT (5-metoxi-dimetiltriptamina), pero no contienen DMT (N,N-dimetiltriptamina), el principio activo presente en la ayahuasca. La bufotenina y la 5-MeO-DMT son dos potentes sustancias psiquedélicas.

El Bufo alvarius (cuyo nombre correcto es Incilius alvarius) es un sapo nativo del continente americano.

Puede encontrarse desde la parte sur del desierto de Arizona, EE UU, y la mayor parte del desierto de Sonora, en México, y hasta cerca de Guamúchil, en Sinaloa. Se le conoce también como el sapo del río Colorado, porque habita en las zonas circundantes a este río en la parte baja de California, Nuevo México, México y el sur de Arizona.

Se encuentra sobretodo en las partes bajas del desierto de Sonora, en altitudes que van desde el nivel del mar hasta los 1600m. Además de en el desierto, el B. alvarius también habita en pastizales y bosques de robles, en los que se esconde en las madrigueras de roedores.

Es un sapo de comportamiento nocturno y durante la mayor parte de los meses de Septiembre hasta Abril, permanece bajo tierra en estado de hibernación.

Durante la estación de reproducción, que coincide con la época de lluvias, se vuelve muy activo, en especial por la noche, y cientos de sapos pasean por el desierto.

El Bufo alvarius tienen unas glándulas parotoides de gran tamaño que segregan una sustancia viscosa de color lechoso.

Este veneno es el que contiene los alcaloides psicoactivos.

Origen/Historia

Los sapos siempre han desempeñado un papel importante en los mitos, leyendas, religiones, prácticas médicas y artes de la curación de diferentes pueblos a lo largo de la historia de la humanidad. Encontramos representaciones de sapos que se remontan a miles de años atrás.

Algunos autores han sugerido que los neandertales utilizaban el veneno de los sapos para la caza, la adivinación y como intoxicante. Existen mitos y tradiciones relacionadas con los sapos a lo largo de la historia en diferentes partes del mundo como China, Tíbet, Nepal, así como en Bolivia y Europa.

Los mitos sobre el uso de los sapos en la brujería durante la Edad Media están muy difundidos. Varios antropólogos sugieren que una variedad de sapo, el Bufo marinus, se ha utilizado en Mesoamérica desde tiempos antiguos por sus propiedades intoxicantes.

La hipótesis sobre el uso de Bufo marinus, cuyas secreciones, al igual que las de otros sapos, contienen principalmente bufotenina, se basa en la presencia de muchas representaciones iconográficas y mitológicas de sapos en las culturas olmeca, maya y azteca, que datan del año 2000 a.C.

En los restos arqueológicos de la cultura olmeca de San Lorenzo, Veracruz, México, se han encontrado restos esqueléticos de la especie Bufo que datan de 1250-900 a.C.

Las esculturas y representaciones aztecas ponen gran énfasis en las glándulas parótidas de los sapos, que es donde se encuentran las secreciones psicoactivas.

Según relatos del fraile anglo-dominicano Thomas Gage, el pueblo maya polomano nativo de Guatemala tenía el hábito de añadir tanto hojas de tabaco como sapos venenosos a sus bebidas fermentadas para aumentar su potencia.

Sin embargo, ha habido una gran confusión acerca de las variedades de sapos que podrían haber sido utilizadas para diferentes propósitos, así como qué alcaloides presentes en las secreciones de los sapos eran responsables de los efectos.

Como ya se ha mencionado, hay docenas de sustancias triptamínicas en los venenos de ciertos sapos y aunque los efectos psicoactivos se atribuyen generalmente a la bufotenina y a la 5-MeO-DMT, la contribución de cada alcaloide al efecto final todavía no se ha aclarado completamente.

Además, algunos alcaloides presentes en las secreciones de los sapos del género Bufo pueden tener efectos cardiotóxicos y ser fatales, como demuestran ciertos informes de animales que han muerto después de morder a los sapos.

Algunos antropólogos han sugerido que es poco probable que el B. marinus fuera el sapo utilizado por las culturas mesoamericanas con fines psicoactivos, debido a la presencia de bufotenina en sus secreciones, cuya psicoactividad ha sido puesta en duda en las últimas décadas.

Se ha propuesto que la especie utilizada fue B. alvarius, cuyas secreciones contienen 5-MeO-DMT y cuya morfología es prácticamente indistinguible de B. marinus. Sin embargo, dada la falta de suficientes análisis químicos, esta afirmación es sólo especulativa.

Hoy en día, algunas prácticas tradicionales de uso de sapos psicoactivos sobreviven entre los curanderos de las tribus mesoamericanas y sudamericanas, en las que el veneno de sapo se utiliza con fines mágicos, principalmente en la preparación de pociones de amor y otros usos.

Si bien la importancia de los sapos y sus venenos en las prácticas médicas y religiosas y en la mitología de muchas civilizaciones antiguas es indiscutible, sigue habiendo confusión sobre las variedades de sapos utilizadas, así como los modos de uso y sus propósitos. Aunque es posible, el uso tradicional de B. alvarius no se puede asegurar.

Composición química y dosificación

Las secreciones de las glándulas del B. alvarius contienen distintos alcaloides de la familia de las indolalquilaminas y sus metabolitos más comunes de la serie de las 5-hidroxindolalquilaminas, y de las 5-metoxindolalquilaminas, poco habituales en las secreciones de sapos, conocidas como bufotoxinas.

De la misma manera que muchas otras variedades de sapos, el B. alvarius produce bufotenina (5-OH-DMT) en cantidades considerables, de hasta 3mg por gramo de piel seca. La piel del B. alvarius contiene también otras sustancias sulfurosas, una de ellas es la bufovidrina y otras sustancias cardiotóxicas llamadas bufogeninas y bufotoxinas.

Algunos estudios habían considerado la bufotenina como la sustancia responsable de los efectos psicoactivos tanto de algunas plantas como de sapos, otros estudios no han encontrado señales de psicoactividad, aunque sí de efectos tóxicos a nivel físico.

Jonathan Ott en sus bioensayos encontró que la bufotenina administrada por distintas vías (vaporizada, intranasal, oral, rectal y endovenosa) sí tenía efectos psicoactivos a dosis parecidas a la 5-MeO-DMT.

La peculiaridad del B. alvarius es que sus secreciones son las únicas que contienen 5-MeO-DMT, o 5-metoxidimetiltriptamina de entre todas las especies de sapos conocidas.

Esto se debe a que el Bufo alvarius posee una enzima especial, llamada O-metil transferasa, que convierte la bufotenina en 5-MeO-DMT, una sustancia psicoactiva muy potente de efectos psiquedélicos.

El contenido de las secreciones puede llegar hasta el 5-15% del peso seco total en las glándulas parotoides, lo que implica una cantidad considerable de 5-MeO-DMT. Un solo sapo puede producir hasta 75mg de esta sustancia.

La 5-MeO-DMT está presente en diversas variedades botánicas, como en distintas especies de Virola, de Anadenantera y Phalaris, plantas que se han utilizado en la preparación de rapés psicoactivos desde la antigüedad.

Se ha encontrado también 5-MeO-DMT en fluidos humanos entre los que se incluye la orina, la sangre y el fluido cerebroespinal, por lo que parece que el cuerpo humano puede sintetizar también esta sustancia.

Dosificación de Bufotenina Los informes acerca de la psicoactividad y los efectos de la bufotenina han sido controvertidos y distintos estudios han sacado distintas conclusiones.

Por ello la dosificación de bufotenina y sus efectos específicos no están claramente definidos.

Según los bioensayos de Jonathan Ott, las dosis de bufotenina son las siguientes:

Por vía Intransal o sublingual:

Dosis baja: 20 – 30mg

Dosis media: 30 – 60mg

Dosis alta: 60 – 100mg Por vía oral:

Dosis media: 100mg.

Por vía fumada / vaporizada: la dosificación es similar a la de la 5-MeO-DMT fumada Dosis baja: 2mg

Dosis media: 4 – 8mg Por vía rectal (en supositorio):

Dosis baja: 30mg

Dosificación de 5-MeO-DMT

La 5-MeO-DMT y las plantas que la contienen se han utilizado tradicionalmente por vía esnifada, en mezclas de plantas conocidas como rapés.

La dosificación de sustancia pura por vía esnifada es la siguiente: Dosis umbral: 3 – 5mg

Dosis baja: 5 – 10mg

Dosis media: 8 – 15mg

Dosis alta: 10 – 25mg

La dosis de sustancia pura por vía fumada es de entre 6 y 20mg, y actualmente es la vía más utilizada:

Dosis umbral: 1 – 2mg

Dosis baja: 2 – 5mg

Dosis media: 5 – 10mg

Dosis alta: 10 – 20mg

Se ha investigado también la dosis por vía intravenosa, y ha sido determinada entre 0,7 y 3,1mg.

Existen reportes de dosis orales y sublinguales de 5-MeO-DMT aunque los resultados son poco claros.

En estos casos las dosis rondan los 10mg por vía sublingual, y 20-30mg por vía oral. En ocasiones se utiliza la 5-MeO-DMT como añadido en las pociones de ayahuasca, normalmente debido a la utilización de alguna planta que la contiene.

En combinación con inhibidores de la monoamina oxidasa los efectos por vía oral pueden ser mucho mayores e implicar riesgos importantes, que se mencionarán más adelante.

Los efectos del veneno de B. alvarius no son necesariamente idénticos a los de la 5-MeO-DMT pura.

Como ya se ha dicho, el veneno de sapo contiene numerosas sustancias y no se conoce con seguridad cuál el papel de cada una de ellas en el efecto total.

Tampoco hay estudios referentes a la cantidad que hay que fumar de las secreciones del sapo para conseguir efectos psicoactivos, aunque basándonos en los análisis que sugieren que las secreciones contienen hasta un 15% de alcaloides, para obtener 10mg de 5-MeO-DMT harían falta alrededor de 65mg de veneno del sapo.

Efectos

Por vía fumada/vaporizada la 5-MeO-DMT presenta unos efectos inmediatos y cortos, habitualmente de menos de 20 minutos de duración, aunque de una intensidad a menudo inesperada y sobrecogedora.

Cuando los vapores de la 5-MeO-DMT son inhalados, los efectos se instauran a los pocos segundos y su aparición es súbita y repentina. Los efectos máximos se presentan en menos de 1 minuto y se prolongan durante unos 5-15 minutos.

Los usuarios suelen describir la aparición y meseta de los efectos como extremadamente intensas. Posteriormente los efectos desaparecen en poco tiempo, unos 5-15 minutos, aunque la mayoría de personas sienten efectos residuales hasta una hora después de haber fumado la sustancia.

La experiencia con el veneno del B. alvarius habitualmente es muy inmersiva, y produce una variación extrema en la percepción.

Muchas personas describen sensaciones de unidad cósmica, de acceso a una consciencia no dual y a profundas experiencias espirituales.

Algunas personas han comparado la experiencia a la experiencia de morir y acceder a estados similares a los descritos en las tradiciones budistas e hinduistas como el Nirvana o el Tathāgata, el más allá del más allá.

Es común la pérdida de la sensación de identidad y la disolución del ego, así como sensaciones oceánicas de fundirse con el todo.

También, debido a la rápida e intensa instauración de los efectos, son habituales reacciones de miedo y pánico, y la experiencia puede ser abrumadora y traumática para algunas personas.

Pueden producirse movimientos durante la experiencia, así como la expresión involuntaria de sonidos (gritos, cantos, lloros…) sin que la persona sea consciente de ello.

Por vía esnifada los efectos suelen ser más progresivos y menos sobrecogedores que utilizando la vía fumada (aunque pueden ser igualmente intensos). La duración total de los efectos más notorios es de alrededor de entre media hora y una hora, con efectos residuales de hasta tres horas.

El veneno del B. alvarius no suele utilizarse por vía esnifada dada su consistencia, el consumo esnifado de 5-MeO-DMT pura es algo más habitual